Datos principales

Municipio y departamento: Remedios , Antioquia

Vereda y corregimiento: Cañaveral y Altos de Manila

Grupo Armado: Paramilitares,

Fecha: 1983-08-04

LISTADO DE VÍCTIMAS

Jesús Jaramillo Bedoya

Saulo Pablo Vergara

Elcómides de Jesús Castañeda

Juan Calderón Zuleta

Angelmiro Rojas

Pedro Gaviria

Narciso Calderón Zuleta

José Porfirio Suárez

Luis Eduardo Pino Madrid

Zoila Rosa Álvarez

Jader Luis Agudelo Álvarez

Reina del Socorro Agudelo Álvarez

María Zuleta de Castrillón

Iván Darío Castrillón

Dumar Alexander Castrillón Palacio

Jesús Emilio Zea Palacio (miembro del Moir)

Jesús Restrepo Montaño (miembro del Moir)

Julio César Vélez Ríos (miembro del Moir)

Efraín Higuita Gallo (miembro del Moir)


**Líderes sociales y población vulnerable: Mostrará las masacresen las que murieron líderes de las comunidades, funcionariospúblicos, profesores, sacerdotes, políticos, indígenas, menores de edad y mujeres en estado de embarazo.

NOTAS RELACIONADAS

Masacre de Cañaveral y Altos de Manila

Alcaldía de Remedios
Foto por: Alcaldía de Remedios

Actualizado el: Mar, 10/15/2019 - 21:17

Entre el 4 y el 12 de agosto de 1983 cerca de 30 miembros de un grupo paramilitar liderado por Fidel Castaño perpetraron una masacre contra campesinos y mineros de las veredas Cañaveral y Altos de Manila, en el municipio de Remedios. Con lista en mano, los ‘paras’ retuvieron a un grupo de personas acusándolos de ser guerrilleros y los mataron. Se desconoce el número de víctimas, pues algunos cuerpos fueron arrojados a los ríos Manila, Tamar y Mulatos, y otros fueron mutilados. Solo pudieron ser identificados 17 hombres y tres mujeres, cuatro eran menores de edad.

 

Entre los muertos estaban varios miembros del Partido Comunista, PC, y del Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario, Moir, como Jesús Emilio Zea Palacio, Jesús Restrepo Montaño, Julio César Vélez Ríos y Efraín Higuita Gallo. Algunas personas fueron asesinadas simplemente por pasar por el lugar. A la mayoría de las víctimas las mataron con armas corto punzantes, objetos contundentes y elementos asfixiantes, en pocos casos se emplearon armas de fuego. Los hechos provocaron el desplazamiento de los testigos de la matanza hacia las áreas urbanas de Segovia y Remedios.

 

La masacre significó el fin del Moir y el debilitamiento del PC en Remedios, una de sus bases más fuertes en Antioquia. Según los pobladores varios militares del Batallón Bomboná hacían parte del grupo de victimarios, y los acompañaban algunos civiles, empleados de Fidel Castaño, que decidían cuáles eran las víctimas. Los paramilitares utilizaron dos camiones que el Ejército pidió prestados a un particular y a la compañía minera Frontino Gold Mines, y un tercer vehículo de Óscar López, alias ‘Relámpago’, reconocido minero de la región.