Datos principales

Municipio y departamento: Amalfi , Antioquia

Vereda y corregimiento: El Tigre

Grupo Armado: Paramilitares,

Fecha: 1982-08-04

LISTADO DE VÍCTIMAS

Erasmo Osorio Serna
Olga Lucía García de Osorio
Hernán Darío Osorio García
Luis Restrepo
Guillermo García
Rodrigo Ramírez Hoyos
Guillermo Ramírez Hoyos
Carlos Enrique Gómez Valencia
Antonio Buriticá


**Líderes sociales y población vulnerable: Mostrará las masacresen las que murieron líderes de las comunidades, funcionariospúblicos, profesores, sacerdotes, políticos, indígenas, menores de edad y mujeres en estado de embarazo.

NOTAS RELACIONADAS

Masacre de El Tigre - Lagartos

Natalia Botero Duque - Revista Semana
Foto por: Natalia Botero Duque - Revista Semana

Actualizado el: Mié, 10/16/2019 - 15:31

Entre el 4 y 6 de agosto de 1982 un grupo de cerca de 30 paramilitares al servicio de Fidel Castaño llegó al corregimiento El Tigre en el municipio de Amalfi, Antioquia, y con lista en mano asesinó a nueve personas y despareció a otras ocho en el caserío Lagartos. Los ‘paras’ sacaron a los pobladores de sus viviendas, los ataron y luego cegaron sus vidas con fusiles y machetes, mutilando los cuerpos y quintándoles los ojos y las lenguas.


Según documentó el Centro de Memoria Histórica en el informe Silenciar la democracia, las víctimas, entre las que había una mujer que fue violada públicamente, fueron acusadas por los ‘paras’ de ser supuestas auxiliadoras de las Farc. Esta masacre hizo parte de una saga de crímenes que tuvo su punto más crítico en agosto de 1983 en el vecino municipio de Remedios, cuando por orden de Fidel Castaño fueron asesinadas en las veredas Cañaveral y Altos de Manila un número indeterminado de personas, de las cuales solo pudieron reconocerse 20 cuerpos.


Varias denuncias realizadas en ese entonces por Gilberto Gallego, concejal del Partido Comunista asesinado en julio de 1983, y los párrocos de los municipios de Remedios y Segovia, señalaron la participación de miembros del Batallón Bomboná del Ejército en la masacre. En 1985 Castaño abandona la región y se desplaza hacia la zona de Urabá y el occidente de Córdoba con el objetivo de crear un corredor estratégico para el tráfico de droga, comprando fincas y despojando de sus tierras a decenas de campesinos a través de varios grupos paramilitares como ‘Los Tangueros’ y ‘Los Magníficos’.


Un año después de la masacre, tras la fundación del municipio de Vegachí en noviembre de 1983, el corregimiento de El Tigre se sumó a su jurisdicción por orden de la Asamblea Departamental de Antioquia.