Datos principales

Municipio y departamento: San Pedro de Urabá , Antioquia

Vereda y corregimiento: El Tomate

Grupo Armado: ,

Fecha: 1988-08-30

LISTADO DE VÍCTIMAS

Manuel Padilla

Rafael Carmona Pedroza

César Bolívar Díaz Janio

José Narváez Díaz (menor de edad)


**Líderes sociales y población vulnerable: Mostrará las masacresen las que murieron líderes de las comunidades, funcionariospúblicos, profesores, sacerdotes, políticos, indígenas, menores de edad y mujeres en estado de embarazo.

NOTAS RELACIONADAS

Masacre de El Tomate

Alcaldía de San Pedro de Urabá
Foto por: Alcaldía de San Pedro de Urabá

Actualizado el: Mié, 10/02/2019 - 22:48

El 30 de agosto de 1988 hacia las ocho de la noche, 30 paramilitares al mando de Fidel Castaño retuvieron un bus de servicio público en el corregimiento de Popayán, en San Pedro de Urabá, Antioquia, y obligaron al conductor a transportarlos al corregimiento El Tomate, donde asesinaron a 15 pobladores y quemaron vivo al conductor.    

Inmediatamente llegaron al corregimiento, los ‘paras’ dispararon contra los habitantes y lanzaron granadas a las casas. Como la mayoría de las viviendas eran de guadua y palma se incendiaron rápidamente. 

En total 22 casas quedaron quemadas y murieron 16 personas en la masacre, una de ellas un menor de 3 años que se encontraba durmiendo mientras le prendieron fuego a su casa. El Tomate quedó convertido en un pueblo fantasma, porque la totalidad de sus pobladores se desplazaron.

En la época la población civil de los municipios del Urabá antioqueño fue víctima de los continuos enfrentamientos entre los grupos paramilitares creados por Fidel Castaño, la guerrilla y el Ejército. Habitantes de la zona dicen que la masacre de El Tomate fue una retaliación porque una semana antes dos frentes de las Farc y dos más del Epl atacaron una base militar ubicada en la localidad de Saiza, en el municipio de Tierralta. La omisión del Ejército fue cuestionada, pues el bus que iba lleno de hombres armados no fue detenido por retenes que la Brigada 11 tenía instalados en la zona.

También, según sentencia de sala de Justicia y Paz de Medellín, testigos afirmaron que el ataque contra las viviendas fue un acto de venganza en complicidad de los 'paras' con  Jesús María López, exgobernador de Córdoba, quien tenía como parte de su propiedad las fincas La Esperanza y la Victoria usadas como base paramilitar en la zona. Además, el exgobernador fue condenado por parapolítica gracias a su participación en el pacto de Ralito. Según este mismo tribunal, luego de 16 años de la masacre se cerró la investigación porque el proceso se dilató. 

Desde el año 2000 hasta la fecha han retornado alrededor de 200 personas dedicadas a la agricultura y al cultivo de maíz y yuca. La mayoría de los habitantes desplazados viven en Montería.