Datos principales

Municipio y departamento: Turbo , Antioquia

Vereda y corregimiento: Currulao

Grupo Armado: Paramilitares,

Fecha: 1988-03-04

LISTADO DE VÍCTIMAS

Rito Martínez Reyes (sindicalista)

Alirio Rojas

Abel Meneses Pineda 

Enrique Guisao Giraldo (sindicalista)

Manuel Cogollo Espitia (sindicalista)

Julián Carrillo

José Francisco Blanco (sindicalista)

Guillermo León Valencia (sindicalista)

Manuel Durango (sindicalista)

Omar Ochoa (sindicalista)

Natael Rojas (sindicalista)

José Pineda (sindicalista)

Pedro González Martínez (sindicalista)

Santiago Ortiz Gaucho (sindicalista)

José Mesa Sánchez (sindicalista)

Joaquín Mendoza (sindicalista)

Néstor Marino Galvis (sindicalista)

Iván Darío Molina (sindicalista)

Rodrigo Guzmán (sindicalista)


**Líderes sociales y población vulnerable: Mostrará las masacresen las que murieron líderes de las comunidades, funcionariospúblicos, profesores, sacerdotes, políticos, indígenas, menores de edad y mujeres en estado de embarazo.

NOTAS RELACIONADAS

Masacre de Honduras y La Negra

Archivo Fotográfico Verdad Abierta
Foto por: Archivo Fotográfico Verdad Abierta

Actualizado el: Mié, 10/16/2019 - 16:03

En la madrugada del 4 de marzo de 1988, integrantes del Movimiento Obrero Estudiantil Nacional Socialista, Moens, un grupo paramilitar al servicio de Fidel Castaño, asesinó a 20 trabajadores de dos fincas ubicadas en el corregimiento de Currulao, municipio de Turbo, Antioquia. Alrededor de 30 ‘paras’ ingresaron a las fincas Honduras y La Negra de esta zona bananera del Urabá. Forzaron las puertas de los campamentos en los que descansaban los trabajadores, llamaron a cada víctima con lista en mano y los obligaron a ubicarse en fila. Pocos minutos después los fusilaron para luego rematarlos con un disparo en la nuca. Los ‘paras’ asesinaron en total 17 trabajadores en ‘Honduras’ y tres más en La Negra.

 

Las víctimas eran obreros de estas fincas, la mayoría miembros del Sindicato de Trabajadores Agrarios, la organización sindical más fuerte de la región para la época, o militaban en la Unión Patriótica, UP. Una investigación del clausurado Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, determinó que el Batallón Voltígeros del Ejército realizó operativos previos a la masacre en los cuales identificó a las que luego fueron las víctimas de la matanza.  

 

En la década de los ochenta los movimientos campesinos y sindicales del Urabá lograron organizar un fuerte movimiento social que reivindicaba el derecho a la tierra y a mejores condiciones laborales en las empresas bananeras. Varios frentes de las Farc y el Epl delinquían en la zona y respaldaban los reclamos de estas comunidades. En 1988 Fidel Castaño envió desde Córdoba un grupo de hombres que asesinó a centenares de habitantes de la zona, acusándolos de ser colaboradores de la guerrilla. En el mes y medio que transcurrió después de la masacre de Honduras, cerca de 50 personas fueron asesinadas en hechos similares, ocurridos en su mayoría en fincas que habían sido invadidas por los campesinos, reivindicando sus derechos sobre la tierra.

 

Por estos hechos, un juzgado de Bogotá condenó en junio de 1991 a 30 años de prisión a los ex paramilitares Ricardo Rayo y Mario Zuluaga Espinal alias ‘Francisco’, y a 20 años de cárcel a varios partícipes de la masacre como Castaño, asesinado en 1994, Luis Rubio Rojas, ex alcalde de Puerto Boyacá, y Hernán Giraldo alias ‘El Patrón’, ex jefe paramilitar que delinquió en Magdalena y La Guajira extraditado en Estados Unidos por cargos de narcotráfico. Giraldo está postulado a la ley de Justicia y Paz, por lo tanto pagará una condena no mayor a los ocho años de prisión.