Datos principales

Municipio y departamento: Segovia , Antioquia

Vereda y corregimiento: La Paz y El Tigrito

Grupo Armado: Fuerza pública,

Fecha: 1996-04-22

LISTADO DE VÍCTIMAS

Octavio de Jesús Castrillón García

César Darío Valle Londoño

León Darío Ospina Correa

Ricardo de Jesús Ochoa Puerta

Wilson Alexander (menor de edad)

Fabián Alonso Loaiza Moncada (menor de edad)

Rodolfo de Jesús Botero Palacio

Nicolás Alberto Álvarez Atehortua

Gabriel Jaime Jaramillo Macías

Jesús Evelio Pérez

Pedro Antonio Posada Londoño

Carlos Arturo Zapata Escudero

Carlos Arturo Montoya Restrepo


**Líderes sociales y población vulnerable: Mostrará las masacresen las que murieron líderes de las comunidades, funcionariospúblicos, profesores, sacerdotes, políticos, indígenas, menores de edad y mujeres en estado de embarazo.

NOTAS RELACIONADAS

Masacre de La Paz y El Tigrito

CEET
Foto por: CEET

Actualizado el: Mié, 10/16/2019 - 17:13

En la noche del 22 de abril de 1996, en el casco urbano de Segovia al menos ocho sicarios que contaron con la colaboración de la fuerza pública que tenía a su cargo el municipio, asesinaron a 13 habitantes de la región y desaparecieron a dos más. La masacre inició a las 7:40 de la noche, cuando los delincuentes dispararon indiscriminadamente en el billar Villa Flay, ubicado en el barrio La Paz, y mataron a seis personas. A las 8 de la noche otras seis murieron en un billar El Paraíso, ubicado en el barrio José Antonio Galán, también conocido como El Tigrito. En la vía Segovia - Remedios degollaron a Carlos Arturo Montoya.

 

Según ha documentado el Centro de Memoria Histórica, a las 2 de la tarde de ese mismo día en el aeropuerto de Otú, en Remedios, seis de los sicarios se encontraron con el capitán Rodrigo Antonio Cañas Forero, oficial del Ejército Nacional adscrito al Batallón de Contraguerrilla No. 46 ‘Héroes de Tacines’ con base en Segovia. Luego de una conversación, los delincuentes se dirigieron al estadero de nombre La Arboleda, ubicado cerca del corregimiento La Cruzada, posada cercana a las instalaciones del Batallón Bomboná. Algunos victimarios eran oriundos de Segovia, quienes habían sido expulsados del municipio por la guerrilla por cometer atracos, hurtos agravados y extorsiones.

 

El temor ya había sido difundido en la población días antes con grafitis y panfletos firmados por un supuesto grupo paramilitar autodenominado ‘Dignidad Antioqueña’, y con la frase del capitán Cañas Forero, quien públicamente advirtió: “Pronto vamos a masacrar este pueblo guerrillero”. El capitán Cañas fue condenado a 50 años de prisión y obligado a pagar una indemnización por los hechos.