Datos principales

Municipio y departamento: Ciénaga , Magdalena

Vereda y corregimiento: San Pedro de la Sierra

Grupo Armado: Paramilitares,

Fecha: 1998-10-12

LISTADO DE VÍCTIMAS

Jorge Julio Parra

Florentino Castillo Acosta

Ana María  Legarda

Darwin Trigo Legarda

José Domingo Pita Clavijo

José Pacheco Murcia

Hernán Uriel Poveda Ortiz

Alfredo Murcia Bohórquez

Edgardo Poveda Ortiz


**Líderes sociales y población vulnerable: Mostrará las masacresen las que murieron líderes de las comunidades, funcionariospúblicos, profesores, sacerdotes, políticos, indígenas, menores de edad y mujeres en estado de embarazo.

NOTAS RELACIONADAS

Masacre de La Secreta y La Unión

Revista Semana
Foto por: Revista Semana

Actualizado el: Jue, 10/17/2019 - 07:35

Entre el 12 y 13 de octubre de 1998 un grupo de por lo menos 80 paramilitares del Bloque Norte de las Auc y de las Autodefensas del Palmor hizo un recorrido por las veredas La Secreta, La Unión, Parranda Seca y el Chimborazo, en el municipio de Ciénaga, Magdalena, y asesinó a cerca de 20 campesinos. No hay certeza sobre la cifra de víctimas, ni todos los cuerpos pudieron ser identificados.
 

Dentro de las víctimas se encuentran un padre y un hijo a quienes obligaron a bajar de un vehículo,  los amarraron, los torturaron con palos y machetes y los mataron en la vereda Corea el primer día.  Luego, los ‘paras’ llegaron a una finca y amarraron a los trabajadores y a la familia dueña, incluidos sus hijos menores de edad.  A las 5 de la mañana se llevaron a los padres, al hijo mayor y un obrero de la finca y los asesinaron en un lugar conocido como el Cerro de La Teta. 

 

La Defensoría del Pueblo pidió en ese entonces la presencia de la fuerza pública porque, según un informe, los paramilitares bloquearon la zona y no dejaban transitar a los campesinos, por eso muchas de las víctimas fueron sepultadas por sus familiares semanas después. Otros cuerpos fueron arrojados a un río cerca a Santa Rosalía. 

 

Esta masacre produjo el desplazamiento forzado de 90 personas que dejaron abandonadas sus tierras y se fueron para Santa Marta, Fundación y Ciénaga. La violencia desatada por los ‘paras’ de los hermanos Castaño, las Autodefensas del Palmor y los grupos guerrilleros que delinquían en la zona produjeron el desplazamiento de 1.010 personas en 1998, según el antiguo Registro Único de Población Desplazada.

 

Estos hechos ya fueron reconocidos por el ex jefe paramilitar de las Autodefensas del Palmor, Adán Rojas, y otros miembros del grupo dentro del proceso de Justicia y Paz.