Datos principales

Municipio y departamento: Puerto Boyacá , Boyacá

Vereda y corregimiento: Finca El Diamante

Grupo Armado: ,

Fecha: 1987-10-06

LISTADO DE VÍCTIMAS

Álvaro Lobo Pacheco

Gerson Javier Rodríguez

Israel Pundor Quintero

Ángel María Barrera Sánchez

Antonio Flórez Contreras

Víctor Manuel Ayala Sánchez

Alirio Chaparro Murillo

Álvaro Camargo

Gilberto Ortiz Sarmiento

Reinaldo Corzo Vargas

Luis Hernando Jáuregui

Luis Domingo Sauza Suárez

Rubén Emilio Pineda Bedoya

Carlos Arturo Riatiga Carvajal

Juan Bautista

Alberto Gómez

Huber Pérez

Juan Alberto Montero

José Ferney Fernández


**Líderes sociales y población vulnerable: Mostrará las masacresen las que murieron líderes de las comunidades, funcionariospúblicos, profesores, sacerdotes, políticos, indígenas, menores de edad y mujeres en estado de embarazo.

NOTAS RELACIONADAS

Masacre de Los 19 Comerciantes

Juan Carlos Sierra - Revista Semana
Foto por: Juan Carlos Sierra - Revista Semana

Actualizado el: Mié, 10/02/2019 - 22:48

El 6 de octubre de 1987, un grupo de paramilitares de las Autodefensas de Puerto Boyacá secuestró en el municipio de Puerto Araujo,  Santander, a 17 comerciantes que transportaban mercancía desde Cúcuta a varios pueblos de Antioquia.  Los ‘paras’ junto a miembros de Ejército llevaron a los secuestrados a la finca El Diamante, en Puerto Boyacá en la que los torturaron y asesinaron, para luego arrojar los cuerpos al Río Magdalena.

Dos comerciantes más, que 15 días después fueron a buscar a sus compañeros, también fueron secuestrados y asesinados. Las víctimas vivían de comprar todo tipo de productos en la frontera con Venezuela y en su camino de regreso a Antioquia, tenían que atravesar parte del Magdalena Medio.  Según testimonios de ex paramilitares como Jesús Baquero Agudelo alias ‘El Negro Vladimir’, los comerciantes fueron señalados de ser supuestos colaboradores de la guerrilla y de comprar armas a miembros de la Guardia Venezolana para luego vendérselas los insurgentes.

La masacre fue dirigida por Henry de Jesús Pérez, jefe de las Autodefensas del Magdalena Medio y dueño del lugar donde se perpetró la masacre.  Los ‘paras’ se habían asociado al Cartel de Medellín y a un grupo de militares para controlar la región y desde mediados de los ochenta habían asesinado a centenares de personas señalándolas de ser auxiliadores de la guerrilla.  Por los hechos la Fiscalía abrió un proceso a mediados de los noventa contra varios oficiales del Ejército como el general Faruk Yanine Díaz, que murió por enfermedad años más tarde, pero ningún militar fue condenado por esta masacre.