Datos principales

Municipio y departamento: Turbo , Antioquia

Vereda y corregimiento: Pueblo Bello

Grupo Armado: Paramilitares,

Fecha: 1990-01-14

LISTADO DE VÍCTIMAS

Leonel Escobar

Elide Ricardo Pérez

Raúl Pérez

César Augusto Espinosa

Wilson Fuentes

Urías Barrero Orozco

Víctor Ángel Hernández

Miguel López

Juan Mesa Serrano

Miguel Pérez

Luis Carlos Ricardo

Juan Luis Escobar

Juan Cruz

Ovidio Suárez

José Barrera Orozco (menor de edad)

Carmelo Guerra Pestaña

Benito Pérez Pedrosa

Diomedes Barrera Orozco

Manuel Montes Martínez (menor de edad)

Ariel Díaz

Luis Miguel Salgado

Cristóbal Arroyo Blanco

Lucio Miguel Ursola

Celino Urrutia

Pedro Mercado

Andrés Barba

Andrés Jiménez

Fermín Romero

Genaro Calderón

Manuel González

Jorge David Martínez

Jorge Castro

Jenor Arrieta Lora

José del Carmen Álvarez

Santiago González

Jorge Fermín Calde H.

Andrés Flórez Altamira

Miguel Gutiérrez Arrieta

Ricardo Bohórquez

José Petro Hernández

Carlos Pérez


**Líderes sociales y población vulnerable: Mostrará las masacresen las que murieron líderes de las comunidades, funcionariospúblicos, profesores, sacerdotes, políticos, indígenas, menores de edad y mujeres en estado de embarazo.

NOTAS RELACIONADAS

Masacre de Pueblo Bello 1990

Archivo Fotográfico Revista Semana
Foto por: Archivo Fotográfico Revista Semana

Actualizado el: Mié, 10/16/2019 - 15:38

‘Los Tangueros’, grupo paramilitar al servicio de Fidel Castaño, ingresó el 14 de enero de 1990 al corregimiento de Pueblo Bello en el municipio de Turbo, para llevarse a 43 campesinos. El grupo ilegal quemó dos establecimientos comerciales y trasladó a las víctimas en dos camiones hasta el municipio de Valencia, en Córdoba, a la finca Las Tangas de los Castaño Gil, donde fueron torturadas y asesinadas.

 

La masacre fue ordenada por Fidel Castaño, quien buscaba vengar un supuesto hurto de 42 reses en una de sus fincas a finales de 1989. Según testimonios de las víctimas, el jefe paramilitar había dicho que “esas 42 cabezas de ganado iban a valer 42 víctimas”. Entre las víctimas había simpatizantes del Frente Popular, un partido de izquierda de la región, y tres menores de edad. Varios cuerpos fueron hallados en Las Tangas, en la finca Jaraguay, también propiedad de los Castaño, y en la vía que conduce de Arboletes a Montería. Después de 21 años, 37 cadáveres siguen desaparecidos.

 

Para ese entonces el Ejército tenía retenes dispuestos en la carretera, pero no detuvo al grupo paramilitar. Según los familiares de las víctimas, una semana después de la masacre varios militares llegaron al pueblo en un helicóptero y le ofrecieron 50 mil pesos a cada familia para comprar su silencio. En el año 2006, la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó al Estado colombiano a pedir perdón público e indemnizar con 12.500 millones de pesos a las familias de los desparecidos, por la falta de presencia estatal en la zona.