Juntos por la memoria: carta a nuestra comunidad

Desde el 18 de abril al 15 de junio tendremos abierta una campaña de crowdfunding, con la que buscamos recaudar al menos 12 millones de pesos que nos permitan asegurar el funcionamiento administrativo que necesita la fundación que ampara el proyecto. Los invitamos a que nos apoyen, juntos por la memoria, para seguir fortaleciendo a Rutas del Conflicto.

El pasado 20 de marzo, Rutas del Conflicto cumplió cuatro años de su lanzamiento en Internet.  En este corto tiempo, el proyecto se ha consolidado como un medio alternativo que busca contar la historia del conflicto armado desde las voces de las víctimas en las regiones más afectadas por la violencia, al mismo tiempo que explora nuevas herramientas digitales para documentar una guerra que sigue siendo ajena para la mayoría de la gente.

Durante estos cuatro años hemos recogido decenas de testimonios que han tejido lazos entre las frías cifras de un conflicto que se volvió paisaje y las historias de vida de las víctimas que tienen tanto que aportar a esa memoria colectiva que aún está por escribirse.

El valor de estos relatos, sumado al trabajo documental de Rutas del Conflicto, ha servido para que jueces tomen la decisión de restituir tierras a campesinos y para que funcionarios del Estado reconozcan los derechos de víctimas de masacres. En otros casos, simplemente, hemos sido el altavoz de historias de dolor y superación de quienes han querido aportar sus vivencias para construir una verdad más incluyente.

En este trabajo también nos hemos encontrado con usuarios que desde la academia y sus diferentes oficios han querido aportar en la exploración de nuevos formatos para contar el conflicto y aportar a la memoria. Frecuentemente, la información documentada en el proyecto ha servido de insumo en investigaciones de científicos sociales de varios lugares del mundo y estos trabajos se han convertido, en muchas ocasiones, en contenido del mismo portal. Hasta la fecha, más de 240 mil usuarios han consultado nuestro contenido en 172 países.

Estos contenidos son la suma de ese esfuerzo conjunto de periodistas e ingenieros que exploran nuevas narrativas, víctimas del conflicto que cuentan sus historias y usuarios que construyen información desde sus conocimientos.

Con esta particular manera de ejercer nuestro oficio, el proyecto ha tenido la enorme fortuna de recibir varios galardones nacionales e internacionales. En apenas cuatro años, ganamos un premio mundial de periodismo y hemos recibido reconocimientos en premios nacionales y latinoamericanos.

El reconocimiento al trabajo también nos ha permitido construir alianzas con otras organizaciones para seguir documentando el conflicto armado desde perspectivas más amplias. En la actualidad, por ejemplo, trabajamos junto al proyecto Colombia2020 de El Espectador en un proyecto que buscar medir el avance del proceso de reincorporación a la vida civil de los excombatientes de las Farc y documentar en una base de datos pública información contrastada de los asesinatos a los líderes sociales tras la firma del Acuerdo de Paz.

También trabajamos junto a la organización de periodistas Consejo de Redacción, en la construcción de una base de datos de ríos en los que víctimas del conflicto buscan a sus familiares desaparecidos. Y al lado del portal Verdad Abierta, construimos una herramienta que permita ver la relación entre la acumulación de tierra y la violencia en el país.

Además, con la Universidad del Rosario, que ha sido una aliada clave en estos cuatro años, trabajamos en la edición de un libro con testimonios de sobrevivientes de masacres. Esto por mencionar algunos ejemplos.

En Colombia cada vez es más frecuente la aparición de proyectos como el nuestro, emprendimientos de periodistas que han buscado crear un espacio en el que puedan investigar con profundidad y tiempo, en el que puedan experimentar nuevas maneras de contar historias que safisgafan su vocación de servicio público. Así han nacido proyectos similares en muchos aspectos a Rutas del Conflicto.

Sin embargo, recorrer este camino no ha sido fácil. Como todos los nuevos medios digitales, y más específicamente como un proyecto alternativo que cubre este tipo de información, nuestra financiación se ha convertido en todo un reto. Para preservar un alto grado de independencia, no recibimos dinero de publicidad, sino que buscamos la financiación de nuestros proyectos en las subvenciones de organizaciones sociales internacionales y en los aportes de ustedes, nuestra comunidad.

Desde el 18 de abril al 15 de junio tendremos abierta una campaña de crowdfunding, con la que buscamos recaudar al menos 12 millones de pesos que nos permitan asegurar el funcionamiento administrativo que necesita la fundación que ampara el proyecto. Los invitamos a que nos apoyen, juntos por la memoria, para seguir fortaleciendo a Rutas del Conflicto.